Limpieza circuitos calefacción

Manifestaciones de contenido de hierro y manganeso en el agua

El aumento del contenido de hierro y manganeso no amenaza directamente la vida humana, sin embargo, la eliminación de hierro y manganeso debe llevarse a cabo para proteger el equipo y los componentes de la instalación.

Los síntomas característicos de una mayor concentración de estas sustancias en el agua son depósitos formados y corrosión, que a menudo aparecen solo después de un tiempo. Dicha agua no se puede usar porque obstruye las válvulas, las rodillas, las conexiones a lavadoras, inodoros, calderas, etc. El manganeso crea manchas de grasa en el agua y el agua no es adecuada para el lavado, por ejemplo.

Los efectos del agua dura

El ablandamiento del agua es una condición para el funcionamiento eficiente de las líneas de producción en los procesos tecnológicos en los que se utiliza el agua. La acumulación de incrustaciones de caldera en partes del equipo de producción puede resultar en la inmovilización de la planta y, por lo tanto, el agua dura es un gran problema para la industria.

La escala de la caldera causa la obstrucción de tuberías, intercambiadores de calor, chorros de agua y otros elementos. La acumulación de sedimentos reduce la eficiencia energética de la planta y puede llevar a la falla.

Limpieza circuitos calefacción

 La calidad del agua es indispensable para asegurar un funcionamiento eficiente de la calefacción y evitar averías. Los fabricantes de calderas, las exigencias reglamentarias, económicas y tecnológicas así lo exigen.

Para conseguir unos consumos de energía cada vez más bajos y optimizar el rendimiento, actualmente las tecnologías de calefacción son más complejas y sensibles:

  • Materiales más finos (reactividad térmica, coste)
  • Aleaciones innovadoras (inox, aluminio silicio, etc.) polímeros y circuitos multimateriales
  • Variaciones de temperatura importantes (baja temperatura, condensación, primaria solar, etc.)
  • Secciones de paso estrechas, volúmenes de agua reducidos (cuerpos de caldera compactos, radiadores de poca capacidad, suelos radiantes, microintercambiadores) Estos progresos tecnológicos acentúan los riesgos:
  • Riesgo de corrosión galvánica (efecto de pila entre metales de naturalezas diferentes).
  • Formación de lodos e incrustaciones calcáreas, aunque sean mínimas resultan críticas en las secciones de paso cada vez más finas (radiadores, cuerpos de caldera, etc.)
  • Proliferación bacteriana propiciada por las bajas temperaturas (suelos radiantes, techos reversibles, etc.)

 

 

 o La solución:

Eliminar los riesgos en aguas de circuito cerrado; tratar el agua de calefacción supone la única solución para preservar las instalaciones y ganar en eficacia de forma duradera.

 

 

o  ¿Qué hacer?

Tanto en obra nueva como en renovaciones trate los circuitos de calefacción de forma sistemática para ganar en

Eficacia de las instalaciones.

El aditivo de limpieza Desincrustante es un producto de limpieza para instalaciones de suelo radiante y calefacción. Formulado a base de ácidos orgánicos totalmente biodegradables incorpora  aditivos de protección que asegura una perfecta limpieza del sistema sin dañar los metales presentes en el circuito.

El producto eliminará del sistema las incrustaciones calcáreas y los óxidos de hierro. Se elimina también la biocapa existente
y los lodos dejando el circuito limpio y en óptimas condiciones de funcionamiento.

 

Déjenos sus datos y nos ponemos en contacto con usted.

[contact-form-7 404 "Not Found"]